Tres breves reflexiones en torno a Carla Lonzi

Mi acercamiento al feminismo de la diferencia me ha abierto el mundo de una forma que nunca me había pasado. Me he acercado a cierta felicidad (¿relacional?) antes desconocida.

1.
Sonaré burda, cruda, aclarando, tal vez, algo que no es necesario aclarar, excepto para mí, porque el haber logrado comprenderlo se ha convertido en un tesoro que no dejo de abrazar y de descubrir en un nuevo aspecto cada día...

Digo, la mujer clitórica, no es aquella que se masturba y/o "folla" con otra, sino la que vive su sentido de ser mujer en relación a otras mujeres, y ha sacado al hombre del centro de su universo simbólico (orden simbólico dicen las que saben más), y éste, con su cultura, odios y pequeñeces, ha dejado de ser EL referente.

Así como hablar en femenino no es ponerle una "A" final a cada palabra, ser clitórica no es un gesto hueco que se exhibe para probar algo fuera de sí, viene de más adentro, de un íntimo que no podemos reducir a pancartas, recetas, respuestas elaboradas ni ismos.
(Ensayos, días de Lonzi, aunque no solo de ella, principalmente ella, enorme, se me aparece un poco trágica, enorme).

2.
Quisiera yo la quietud para disfrutar del presente.

Santa Caterina Paluzzi, Apuntti autobiografici:

"Cuando recordaba que hacía meses y años que no me aquietaba nunca ni de día, ni de noche, me entristecía pensando que en todo el tiempo de mi vida no me aquietaría nunca, yo me decía para mis adentros que no quería pensar en el pasado pues ya no me da fastidio, ni en el porvenir, Dios sabe si lo tendré, así que quiero pensar en pasar bien la hora presente…"

(Citada por Carla Lonzi, en: “Itinerario de reflexiones”).

3.
Cuenta Carla Lonzi, a propósito de su lectura de la autobiografía de una Santa italiana del siglo XVI (Caterina Paluzzi), cómo la sorprende y alegra que esa mujer haya podido expresarse, encontrar su expresión propia, aún en el espacio de una institución como la Iglesia Católica (ustedes ya podrán usar los epítetos acostumbrados para hablar de la Iglesia).

Y paso seguido, anota las dificultades -"estragos", los llama Lonzi- con las que las mujeres de izquierda se han tropezado (y tropiezan), intentando respirar en esa política de machos en guerra con la vida. Y cita, como ejemplo, un para mí desconocido extracto de la correspondencia de Rosa Luxemburgo que paso a copiar:

"Hay un momento dramático en las cartas de Rosa Luxemburgo a Leo Jogichesen el que tiene como la revelación de qué estrago se trata.

«¡Querido!... Ayer por la noche, por un extraño conjunto de circunstancias, saqué la caja con las últimas cartas de mamá y papá, de Andzia y Jozio; las leí todas, lloré a lágrima viva hasta que se me hincharon los ojos, y me fui a la cama con un gran deseo de no volver a despertarme. En concreto, llegué a odiar toda la ‘política’ por culpa de la cual (garabateaba Von Stufe zu Stufe) no respondía durante semanas enteras a las cartas de papá y mamá, nunca tenía tiempo para ellos debido a esos deberes destinados a conmocionar el mundo, (y esto perdura) y llegué a odiarte a ti también por ser quien siempre me ha encadenado a esa maldita política. Me acordé de que fuiste tú quien me convenció de no hacer venir a la señora Lübeck a Weggis, para que no me estorbara mientras terminaba ‘el artículo de valor histórico’ para [Sozialistische] Monatshefte, y lo que ella me traía era ¡la noticia de la muerte de mamá! Ves con qué franqueza te lo escribo todo. 
Hoy he dado un paseo y me siento un poco mejor. Ayer estaba casi decidida a abandonar ‘de golpe’ toda esta ‘maldita política’ o más bien esta parodia cruenta de la vida ‘política’ que llevamos y a ‘mandar al diablo a todo el mundo’. Es una especie de estúpido culto al dios Baal y nada más, en el que se sacrifica la existencia humana sobre el altar de la propia deficiencia intelectual, de la propia confusión mental. Si creyera en Dios estaría segura de que Dios nos castigaría severamente por este tormento.

Berlín – Friedenau, 20 de octubre de 1905»".


(Escrito entre el 20 y el 21 de abril de 2019).

Comentarios

Entradas populares de este blog

La historia de las mujeres. La historia*

¿Qué es la heterosexualidad?

Diferencia sexual y estar en el Mundo