Apuntes sobre heterosexualidad I*



Leonora Carrington (British-born Mexican artist) 1917 - 2011
Mujeres Conciencia, 1972
 

Son días de confinamiento y heterosexualidad obligatoria. 

No solo para miles de mujeres y niñas/os encerradas con sus agresores, la que es la cara más atroz de esto, sino también en discusiones feministas, en facebook y en varios clubes de lectura virtuales, se está dando vueltas al asunto y, en particular, a la mirada propuesta al respecto por la feminista lesbiana radical estadounidense Adrienne Rich.
Este ambiente ha sido propicio para que vuelva sobre este tema que nunca me abandona.


- Supongamos que existe una atracción "natural" de la mayoría de las mujeres hacia los hombres.
- ¿Cómo funciona esa atracción y para qué nos sirve?

- Si hay "naturaleza" implicada, una condición previa, biológica, no es descabellado mirar a otras hembras mamíferas, primates, para ver cómo se relacionan ellas con los machos de sus especies.
- Esto se manifiesta generalmente en celos que permiten el apareamiento con los machos, y el fin de esto es la reproducción de la especie.
- Una vez que se ha producido la fecundación, el proceso de gestación, parir y criar, como es "natural" (porque existen las diferencias sexuales anatómicas, biológicas entre machos y hembras de mamíferas) son tareas que, o se llevan a cabo por la madre, o se llevan a cabo en un grupo formado por la madre y otras hembras (madres o no).
- Esto se produce incluso en grupos "dominados" por machos, como, por ejemplo, los chimpancés, en los cuales estos machos se dedican al marcado y protección de territorio frente a machos de otros grupos, y reparto de posiciones de poder dentro del grupo. Hay prácticas de violencia contra hembras y crías, no suelen existir asesinatos de hembras ni crías, sino en casos extremos.
- Los machos no solo no se involucran en la crianza de las pequeñas, sino que los lazos que generan entre ellos son de jerarquía y poder. Por ejemplo: cazan y comen entre ellos a otros pequeños monos, y se reparten la carne, primero con los amigos más cercanos, y luego con los más lejanos con los cuales no tienen buena relación. El macho que caza y reparte carne, gana poder y prestigio entre sus pares.

- ¿Ven afecto ahí, amor, ternura, lazos profundos? Yo no, si bien sus relaciones primarias son con otros machos, y con las hembras solo se vinculan para aparearse y siempre están intentando controlarlas.
Lo señalo porque hace un tiempo yo decía, con Marilyn Frye, que los hombres solo se amaban entre sí. Hoy dudo seriamente que los hombres y los machos en general, puedan amar a cualquier ser sobre la tierra. Puede haber excepciones. No lo sé, no lo puedo descartar.

- ¿Dónde hay amor y lazos de ternura, protección? En la relación madre-hija/o, y también entre las hembras, aunque en las chimpancés no se dan tanto. Para esto quizás sería mejor ejemplificar con otras especies: bonobas, elefantas, suricatas, etc. Sin embargo, en todas las mamíferas, la transmisión del cuidado, el lenguaje, la cultura (por ejemplo: enseñar a usar herramientas o los lugares donde hay agua disponible) se desarrolla desde las madres a las crías.

- Aparearse con machos de la especie para engendrar nuevos miembros de la especie, ¿es heterosexualidad?
El impulso sexual hacia los hombres, buscando el coito, si existe, no implica crear vínculos y tampoco creo que los explique o justifique.
Creo que cuando hablamos nosotras, en términos humanos, feministas, de lo que es la heterosexualidad, debemos ser cuidadosas y honestas. No hablamos de tener coito para quedar embarazadas si queremos ser madres, porque hay un modelo sexual coital, masculino, que ha sido impuesto como el modelo sexual humano. Hay que ver ahí como se niega la diferencia sexual biológica, cuando la misma biología se trae a las discusiones como supuesto sustento natural de la heterosexualidad.
La heterosexualidad implica formar parejas con los hombres y formar pareja con los hombres es una institución, en el sentido de que existe un sistema, un (des) orden simbólico, cultural, que celebra esa práctica y la constituye como la normalidad y lo deseable. Y castiga la no adhesión a ese modelo. La castiga con estigma o con violencia material, desde darte una paliza, o una "violación correctiva", hasta negarte las ayudas del Estado para cuidar a tus hijas/os.

- Si la heterosexualidad es una institución, hay que analizar las consecuencias que ha tenido para todas las mujeres, incluso si no te importan las que, por salirse del molde, han sido castigadas. Leamos noticias, estadísticas, análisis y respondamos preguntas simples desde la honestidad de la que somos capaces.
¿Cómo nos ha ido con los hombres en pareja? ¿Cómo nos va como madres en relaciones con hombres, en qué posición queda la autoridad materna en esas relaciones? ¿Cómo les va a nuestras hijas e hijos?

*(Cosas que estoy pensando, o sea: no estoy obligando a nadie a pensar lo que pienso, ni considero que esté en posesión de una verdad universal y definitiva).

Antes de escribir esto, escuché y/o leí el Club de lectura de FRESA, a Umi Conti y Anna Prats. Son las que recuerdo ahora, hay más, disculpen por no nombrarlas.


Comentarios

Entradas populares de este blog

La historia de las mujeres. La historia*

¿Qué es la heterosexualidad?

Diferencia sexual y estar en el Mundo